martes, 3 de noviembre de 2009

A la Sombra del Lucero (Soneto)


Un disparo de magia y en su amparo
vuelvo al faro del son, la algarabía
gesta un día que envuelve con su aro

de albor claro mi pálida poesía.
Ella guía con sólidos colores
mis fulgores que arriban en la vía

de este día enredado en estas flores.
Los rumores del gris no truenan tanto
cuando el llanto en la arena los amores

gladiadores derriban con su canto.
No hay espanto si hay cántico y garguero
si el sendero se enciende y tiembla tanto
el quebranto a la sombra del lucero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario