jueves, 17 de noviembre de 2011

Soneto a la Musa Gris. (Soneto Alejandrino)

A veces la tristeza ensombrece la cima
del día y la tibieza se duerme entre su hielo,
otras veces confiesa que el dolor no es su vuelo
y se expresa en el fuego que el ardor tanto estima.

Y mima el alba el pleno fulgor que el sol encima
sobre ese riel que guía el tren de su desvelo,
y rueda entonces vida sobre su anden de cielo,
y se aleja del duelo que al suelo la aproxima.

Un nuevo albor daría al brío de su alma,
su oración me desarma, su ilusión me libera,
su sueño me renueva , su pasión me contagia,

mi canción le presagia una estación de calma.
Carga ella un mustio karma, su redención quisiera,
me sumo a su quimera de magia … pura magia.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar