sábado, 8 de junio de 2013

Canción de olvido. (Soneto)

Recuérdame, si vuelvo a ahogar tu canto,
que el trino de tus cuerdas fue la guía
del vuelo de mi tenue melodía
y que abrigó mi ayer su tibio manto.

Recuérdame que fue mi alivio y tanto
que solo entre tus sones me dormía
cuando rodaba altivo entre la vía
el grito del tranvía del quebranto.

Y cállame si fuera necesario,
y grita si a la angustia te sentencio
pero no apagues nunca tu garganta

porque eso si sería mi calvario:
saber que te has poblado de silencio...
Recuérdame sin mí... ¡tan solo canta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario